Piden perpetua para una mujer por quemar vivo a su ex por la pensión de Malvinas

Un fiscal pidió hoy que una mujer, su actual pareja y otro joven sean condenados a prisión perpetua por el crimen del ex esposo de ella, acusados de haberlo golpeado y prendido fuego vivo en el partido bonaerense de Florencio Varela, para quedarse con los ahorros que obtuvo de la pensión por ser ex combatiente de Malvinas.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el fiscal Sebastián Videla pidió la máxima pena para Estela del Valle Figueroa (46), la nueva pareja de la mujer, Javier Ponce Luque (28) y Néstor “Sal Fina” Jara (26) por el “homicidio agravado con el concurso premeditado de dos o más personas en carácter de coautores” en perjuicio de Héctor Jesús Barraza (52).

En tanto, el fiscal desistió de acusar a la hermana de Luque y novia de “Sal Fina”, llamada Marcela (22), por falta de pruebas, tras lo cual el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Quilmes ordenó su absolución y quedó en libertad.

Los jueces Pablo Pereyra, Ariel González Elicabe y Félix Roumieu pasaron a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes a las 14 cuando dará a conocer el veredicto.

Tal como contó Clarín en su edición de hoy, el cuerpo de Barraza fue hallado el 19 de enero de 2014 dentro del baúl de un auto Renault Sandero incinerado, en un predio sembrado de soja ubicado en 517 y La Trilla, en la localidad de Ingeniero Allan, en Florencio Varela, en el sur del Conurbano.

De acuerdo con el expediente, la autopsia reveló que Barraza tenía un fuerte golpe en el cráneo propinado con un objeto contundente y signos de haber respirado humo negro, por lo que para los peritos se desvaneció cuando lo encerraron en el baúl que prendieron fuego y allí murió asfixiado.

Las primeras averiguaciones de los investigadores se orientaron hacia la ex esposa del ex combatiente, Del Valle Figueroa, de quien estaba separado hacía seis años, aunque aún se frecuentaban.

Como la pareja no tuvo hijos, la mujer era la única heredera ya que nunca habían gestionado el divorcio, en tanto las peleas comenzaron cuando ella descubrió que él había cobrado 100.000 pesos de su pensión como ex combatiente y le reclamaba una parte.

Las autoridades decidieron intervenir las líneas telefónicas de los acusados a raíz de la ansiedad que la ex esposa demostró por obtener el dinero y un robo a la casa de Manuel, el hermano de Héctor, en el que finalmente se llevaron el dinero que le había dejado la víctima en custodia.

Tras obtener el dato de que Barraza había sido visto el día anterior con la actual pareja de Figueroa, el imputado Ponce Luque, las investigaciones se profundizaron respecto de la pareja acusada.

Finalmente, tras ocho meses de escuchas, la Policía reunió pruebas suficientes que para el fiscal demostrara que Figueroa, Ponce Luque y “Sal Fina” Jara planificaron y ejecutaron el homicidio.

Según informaron las fuentes, los investigadores dieron por acreditado que el día del hecho Figueroa y Ponce Luque engañaron a Barraza y lo convencieron de ir hacia el campo de Ingeniero Allan donde Jara trabajaba como casero.

Allí le hicieron beber gran cantidad de bebidas alcohólicas y, una vez que estuvo ebrio, lo golpearon hasta desmayarlo, lo metieron en el baúl de su propio auto y le prendieron fuego.

Con todos los elementos recolectados en su contra, la Justicia libró la orden de detener a los presuntos involucrados y de allanar sus domicilios, lo cual se concretó a fines de agosto de 2014.

Además de los arrestos, fueron secuestradas una escopeta con cartuchos de distintos calibres y una maceta rota con manchas de sangre, que fueron peritadas para determinar si correspondían con el ADN de Barraza.

Los detectives establecieron que el móvil del crimen fue la intención de apoderarse de esa suma de dinero que el veterano de guerra ahorró a lo largo de los años con la pensión que recibía como ex combatiente de Malvinas.